El Puente de Carlos en Praga | Su Historia, leyendas y estatuas

Aunque hay 18 puentes que cruzan el río Moldava en Praga, el Puente de Carlos (Karlův Most en checo) es el más famoso de la ciudad y también el más antiguo de todos, pero no el primero. Siendo la obra civil gótica más grande del mundo, es capaz de trasladarnos a la Praga medieval mientras recorremos sus más de 500 metros de extensión.

Preguntas frecuentesRespuestas
Año de inicio de construcción9 de Julio de 1357
Año de finalización1402
Arquitecto principalMaestro Otto y Pter Parler
Dimensiones del Puente516m de largo y 10m de ancho
Número de arcos16 arcos
Número de estatuas30 esculturas, 15 por lado.

Se encuentra en el centro de la ciudad, majestuosamente fortificado con dos torres góticas. Originalmente, al Puente de Carlos se le conocía como “Puente de Praga” o el Puente de piedra , ya que únicamente había uno en la ciudad y no necesitaba mayor diferenciación. En el año 1870 se rebautizó con el nombre de su principal promotor, el emperador Carlos IV y ha permanecido con el nombre del Puente de Carlos hasta la actualidad.

Panorámica del Puente de Carlos

Esta indispensable conexión entre las dos orillas del río Moldava, ha resistido frente a grandes inundaciones, embestidas de tímpanos de hielo y varias guerras, dos de ellas mundiales, durante casi 700 años, manteniéndose firme aunque muchas veces no en una sola pieza. Podemos decir que se ha ganado a pulso forma parte de Patrimonio de la Humanidad; ¿preparado para conocer lo más importante?

¿Cómo se construyó el Puente de Carlos?

Animación de cómo se construyó el Puente de Carlos – engineeringandarchitecture.com

El primer puente de Praga

Como hemos mencionado anteriormente, el Puente de Carlos podrá ser uno de los más famosos del mundo, pero no fue el primero en Praga, cosa que mucha gente piensa debido a su antigüedad. Previo a la construcción del puente de Carlos hubo otros dos puentes que le precedieron casi en el mismo lugar donde se encuentra hoy en día.

Siguiendo el cauce del río, el primero de ellos fue en el siglo X un pequeño puente peatonal construido de madera. Fue el primer puente de Praga que permitía cruzar el río de un lado a otro y lo que acercó a los pequeños asentamientos de ambas partes. En aquellos momentos Praga distaba mucho de ser la gran capital que se convertiría siglos más tarde.

El puente de madera finalmente fue destruido en 1157 por una fuerte inundación.

El Puente de Judith, el primero de piedra.

Tras la destrucción del pequeño puente de madera y quedar ambas orillas incomunicadas, obligó al rey Vladislav II a iniciar la construcción del primer puente de piedra en Praga en 1160, mucho más robusto y duradero, el cual sería finalizado en 1172. Este segundo puente sería en estilo románico y se bautizó como el Puente de Judith en honor a la esposa de Vladislav II.

Dibujo del Puente de Judith

El Puente de Judith medía 516 metros de largo, por 7 metros de ancho y estaba formado por 21 arcos. Estuvo en funcionamiento hasta el 1342 cuando otra fuerte riada destruyó buena parte de la estructura.

Aunque el Puente de Judith fue sustituido casi en su totalidad por el Puente de Carlos, hoy en día quedan bastantes remanentes de su existencia. Bajo la Iglesia de los Caballeros de la Estrella Roja se pueden seguir contemplando parte de sus arcos y cimientos. También, recientemente buceadores encontraron las bases de varios pilares que aun se conservan bajo el agua.

Aunque el rey Juan de Luxemburgo planeaba reparar el puente colapsado, por aquel entonces, el Margrave Carlos apoyó una solución más radical: quería construir un puente nuevo, más grande y más alto que durara para siempre.

Historia del Puente de Carlos

Lleno de historias, relatos y leyendas, el Puente Carlos es uno de los lugares más emblemáticos de la cuidad de Praga; visitado por gran cantidad de turistas que recorren diariamente sus 516 metros de longitud y con un ancho de 8,4 metros. Su diseño se pensó para que en él pudieran pasar cuatro carruajes de forma paralela.

Fue en el año 1357 cuando el emperador Carlos IV decide iniciar la construcción de un puente de piedra, a cargo del arquitecto Maestro Otto y posteriormente Pter Parler. Tras 45 años de construcción, en 1402 Praga comenzó a disfrutar de su nuevo puente de piedra, custodiado por dos torres, una pequeña del siglo XII y otra de mayor altura que se terminó 300 años después.

Hacia el lado de la Ciudad Vieja de Praga puedes admirar una torre en estilo gótico que sirve como acceso al puente. Mientras que al cruzar al lado de Mala Strana recorrerás una estructura que tiene más de 650 años de historia.

El puente ha resistido las inundaciones del río Moldava por más de seis siglos, cuatro guerras, dos de ellas mundiales y podemos decir que hoy en día sigue casi intacto, requiriendo tan solo de algunas reparaciones, unas más grandes que otras, pero lo importante es que sigue en pie.

Esculturas del puente

El puente está decorado en ambos lados por 30 estatuas de santos de estilo barroco, que en su mayoría fueron erigidas en los siglos XVII-XVIII. Actualmente algunas de las estatuas originales se encuentran preservadas en el Lapidarium del Museo Nacional, aproximadamente un tercio de ellas sigue siendo de la época barroca, mientras que las otras son réplicas exactas a las originales.

Además de las espectaculares vistas que ofrece el puente para ambos lados de la ciudad, lo que más le caracteriza son las esculturas realizadas en estilo barroco, una delicia para los amantes del arte.

Aunque muchos creen que las esculturas formaban parte del plan original del puente, lo cierto es que han sido un añadido posterior. La primera de ellas fue una representación de Cristo crucificado en una cruz de madera en el año 1378. Esa primera escultura no duraría mucho, ya que fue destruida por los husitas pocos años más tarde durante las guerras husitas. La estatua del cristo realizada en bronce que vemos hoy en día se hizo en 1657.

La estatua más famosa del Puente de Carlos es sin duda la de San Juan de Nepomuceno, un santo checo con una curiosa historia detrás de él. Fue diseñada por Juan Brokof y realizada en el año 1683.

Es necesario que realices el recorrido de un lado a otro del puente para que puedas apreciar los detalles de cada una de estas figuras, que representan a los santos que te mencionamos a continuación.

Mapa de las esculturas

De Ciudad Vieja a Malá Strana, a su lado izquierdo

Iniciando el recorrido desde la torre que se encuentra del lado correspondiente a la Ciudad Vieja; encontrarás las esculturas de:

San Ivo, Santa Bárbara, Santa Margarita y Santa Isabel, Piedad, San José, San Francisco Javier, San Cristóbal, San Francisco de Borja, Santa Ludmila, San Francisco de Asís, San Vicente Ferrer y San Procopio, San Nicolás de Tolentino, Santa Lutgarda, San Adalberto, Santos Juan de Mata, Félix de Valois e Iván, San Wenceslao.

Puedes observar además la escultura de Bruncvík que se encuentra ubicada fuera de este grupo a nivel del agua, tallada en base a una fragmento de la original durante el año 1884 por Ludvík Šimek. Es una estatua del caballero Rolando, portando en una mano su espada y en la otra el escudo, mientras que a sus pies descansa un león.

De Ciudad Vieja a Mala Strana, a su lado derecho

Como parte del recorrido en sentido opuesto, tienes la oportunidad de conocer las siguientes estatuas:

Virgen María y San Bernardo, Barbudo, Virgen María, Santo Domingo y Santo Tomás de Aquino, Calvario, la Santa Cruz, Santa Ana, Santos Cirilo y Metodio, San Juan Bautista, San Norberto, San Wenceslao y San Segismundo, San Juan Nepomuceno, San Antonio de Padua, San Judas Tadeo, San Agustín, San Cayetano, San Felipe Benicio, San Vito, San Cosme y San Damián con el Salvador.

Una de las esculturas más populares es la de El calvario y La Santa Cruz, ya que durante el año 1361 representó la primera decoración del Puente de Carlos, aunque a consecuencia de las inundaciones ha sido reemplazada en varias ocasiones. La actual corresponde al año 1657, mientras que el resto de las esculturas se añadieron principalmente a comienzos del S.XVIII.

Estas estatuas son obra de grandes artistas de Bohemia, dentro de los cuales se destacan nombres como Jan Brokoff y sus hijos, Matthias Braun, Emanuel Max, entre otros, mientras que la más antigua de todas estas esculturas es la de San Juan Nepomuceno del año 1683.

Las Torres del Puente

El Puente de Carlos está resguardado en cada uno de sus extremos por torres, podrás conocer del lado de la Ciudad Vieja a una de ellas, mientras que las otras dos se encuentran en el Lado Pequeño o como también es identificado “Malá Strana”.

Torre del lado de Staré  Město

Este lado del puente es el que se conoce como Ciudad vieja y su torre está realizada en estilo gótico, siendo parte del diseño realizado por el arquitecto Peter Parler, el mismo que se encargó del Puente de Carlos. En su interior disfrutarás de una vista panorámica de este puente y del castillo; además de conocer cómo fue construida la torre.

Torres del lado de Barrio Chico

Estas interesantes torres se conectan mediante un puente pequeño, cada una de ellas está realizada en estilos arquitectónicos diferentes. La primera, de menor tamaño, es del siglo XII y fue construida aplicando la combinación del estilo renacentista con románico.

La torre grande se edificó muchos años después, durante el 1464, para ella se empleó un estilo gótico en función de la arquitectura del Puente de Carlos y buscando que armonizara en su conjunto con la torre de la Ciudad Vieja.

Les ofrece a los turistas una serie de exposiciones y pueden llegar hasta su punto más alto, aprovechando una galería que une a estas dos edificaciones.

Siempre está abarrotado de turistas, por lo tanto lo ideal es llegar temprano y disfrutar de sus vistas, tomar fotografías, visitar los comercios del área y recorrerlo a pie. Puedes incluso seguir y disfrutar de sus zonas aledañas, como el Castillo y la Colina de Petrino admirar la estatua de Carlos IV en la Plaza de los Cruzados o la iglesia de San Francisco de Serafín.

Inundaciones y reconstrucciones

Solo diez años después de que comenzaran las obras, en 1367, uno de los pilares de la estructura, aún sin terminar, fue destruido por las inundaciones. Varias veces antes de su finalización, el Puente de Carlos fue amenazado por inundaciones (1359, 1367, 1370, etc.) que causaron grandes daños.

En 1432, durante las inundaciones que también afectaron gran parte del casco antiguo, el puente se rompió en tres puntos y cinco de sus pilares sufrieron graves daños. Las reparaciones tomaron 71 años increíbles. Se clavaron nuevas pilas en el fondo del río mediante una pila manual.

Más daño sufrió el Puente de Carlos en 1784 cuando pedazos de balsas rotas y hielo bloquearon los arcos y el agua se llevó los pilares sobre los que estaban parados los guardias militares y el tráfico en el puente tuvo que ser muy restringido durante algún tiempo. Una situación similar ocurrió en 1890, cuando postes de madera de balsas rotas se estrellaron contra los pilares.

Uno a uno cedieron los arcos quinto, sexto y séptimo (contando desde el lado de Malá Strana). Se utilizó un nuevo método de construcción durante las reparaciones posteriores, cuando los pilares se colocaron sobre ataguías de hierro. Este método se utilizó gradualmente para reforzar los pilares restantes. La reparación general más reciente se llevó a cabo en los años 1965 a 1978. Se retiraron losas de arenisca dañadas, mientras que una superficie de asfalto de la década de 1920 fue reemplazada por bloques de granito divididos. Desde alrededor de 2001 se han establecido planes para reformar la parte superior del puente y sus arcos.

Leyendas del Puente

Aunque hay muchas, una de las leyendas más famosas del Puente de Carlos hace referencia a los ingredientes que se usaron para su construcción. Aunque es difícil de verificar, se dice que para hacer más fuerte el mortero e impermeabilizarlo, se mezclaron yemas de huevo y leche de vaca con el objetivo de fortalecer la construcción y las uniones de los bloques. Lo curioso, es que pruebas modernas de laboratorio han demostrado que el mortero contenía ingredientes orgánicos e inorgánicos.

En el pedestal de la estatua de San Juan de Nepomuceno, verás que hay algo que brilla bastante y seguramente haya alguien tocando. La leyenda dice que si tocas la representación de Juan de Nepomuceno (un hombre boca abajo cayendo) volverás a Praga en un futuro. Nuestra recomendación es que no toques nada, aunque parezca un gesto inofensivo, por allí pasan millones de personas cada año y si cada persona toca, estaremos destruyendo un obra de arte poco a poco.

También se sabe que la primera piedra para la construcción del puente se realizó a las 5.31 am del 9 de julio de 1357, si nos fijamos en los números, sería: 1 3 5 7 9 7 5 3 1. Es una correlación de números impares, ascendente y descentende ¡Numerología en el siglo XIV! Se dice que al empezar la construcción en ese momento iba a dar una protección extra al puente y que duraría para siempre, podemos decir que de momento funciona.

Deja un comentario

error: Content is protected !!