Guía definitiva para visitar Praga en Navidades y sus Mercados Navideños

En estas fechas los días se hacen cada vez más cortos, el termómetro baja y se siente que hace bastante más frío, todo indica que ¡Empieza la temporada de invierno, una de nuestras favoritas!

Si estás dudando si viajar a Praga, te diremos que visitar Praga en Navidades será una experiencia espectacular que recordarás durante mucho tiempo, y no, nos referimos por el frío.

Imagínate por un momento una ciudad donde la nieve cubre sus edificios medievales, mientras sopla la brisa llevando sus mágicos copos sobre el puente gótico y dejando ver la sombra de un castillo al fondo tras la bruma. ¿Suena apetecible, verdad?

En esta guía de qué hacer en Praga en invierno, te contaremos todo lo que necesitas saber para organizar tu viaje ¡Disfrútalo!

Foto de Praga en invierno
Foto de Praga en invierno

Clima de Praga en invierno

Creemos conveniente empezar con una de las preguntas más repetidas en esta época, piensas viajar a praga en diciembre pero te preguntas ¿qué temperatura hará en Praga en invierno? ¿hace mucho mucho mucho, pero mucho, frío? la respuesta rápida es no, si vienes del norte o centro de España, no habrá casi diferencia.

Praga tiene un clima continental que se caracteriza por contar con veranos muy calurosos e inviernos muy fríos y secos. De modo que visitar Praga durante el invierno no será problema mientras traigas la ropa adecuada para mantenerte bien abrigado cuando salgas a la calle a disfrutar de cada uno de sus rincones.

El frío en Praga suele llegar a mediados de noviembre y se mantiene hasta mediados de marzo. El mes más frío generalmente es enero, aunque hace unos años llegamos en febrero a -25º (no es una temperatura normal, no te preocupes).

La temperatura en esta época suele rondar entre -5º y 5º, aunque puede haber bajadas de temperatura por la noche. Lo bueno es que no suele llover mucho, y en caso de que lo haga, lo más probable es que nieve.

¿Suele nevar en Praga?

La nieve en Praga no es tan común como en otras ciudades europeas. Según las estadísticas meteorológicas, hay una media de 10 días al mes que nieva durante diciembre, enero y febrero, aunque no dura mucho y es difícil que se mantenga. Por lo que podemos decir que no es muy común encontrar nieve en Praga.

Como norma general hay 2-3 nevadas grandes cada invierno que se mantienen unos días. Si tienes la suerte de poder visitar Praga nevada te resultará impactante, ya que la ciudad cambia por completo ¡En este caso te recomendamos que subas a cualquier mirador!

Si tu objetivo es visitar Praga en Navidades y encontrarla nevada, sentimos decir que no va a resultar tan fácil como muchos creen.

Ropa para visitar Praga en invierno

La ropa de abrigo es indispensable para soportar el frío invierno que hace en Praga. Aunque todo dependerá del tiempo que pases en espacios exteriores, siempre se puede parar cada cierto tiempo a tomar un café en alguna de las cafeterías históricas u organizar la visita combinando museos, galerías y espacios a cubierto con paseos por el exterior para que no se haga duro.

Independientemente de la organización, te recomendamos que traigas buena ropa de abrigo, en la maleta no pueden faltar varias camisetas térmicas, jerseys de lana, un forro polar y un buen abrigo.

Una decisión clave será qué zapatos usar en Praga en invierno. Lo más recomendable son unas botas con suela ancha y un buen dibujo que no resbale si nieva o llueve. Ten en cuenta que buena parte de las calles de Praga están cubiertas de piedra y cuando nieva, el suelo se vuelve una pista de patinaje. (Echa las botas, nos lo vas agradecer)

Aprovecha para incluir varios calcetines gordos, una buena bufanda y unos buenos guantes. Uno de los puntos por donde más se pierde calor corporal es la cabeza, así que no te olvides del gorro tampoco.

¿Quieres saber qué ropa usamos los guías para estar 9h en la calle?

  • Parte superior: una camiseta interior fina, una camiseta térmica, jersey gordo de lana con cuello alto y un abrigo de plumas o especial para el frío.
  • Parte inferior: pantalón/malla interior térmica y unos pantalones vaqueros gruesos (o similar).
  • Zapatos: calcetines técnicos de nieve y unas botas con suela alta y forro interior.
  • Accesorios: guantes de nieve, gorro, bufanda y termo con café calentito.

¿Cuándo decoran Praga en Navidad?

Uno de los atractivos más grandes de Praga y que vienen buscando muchos turistas, es cuando la ciudad se cubre de luces de navidad, los mercados navideños crecen como setas en todas las plazas del centro y se colocan los famosos árboles de navidad.

No hay una fecha exacta en la que se pongan todos los mercados navideños y se decore la ciudad al completo, suele ser bastante progresivo desde la última semana de noviembre. Aunque por especificar un poco más:

  • Las luces de las calles están puestas desde mediados de noviembre.
  • El árbol de navidad más famoso de Praga, el de la plaza central se suele alzar para el último finde de noviembre
  • Los mercadillos de navidad se colocan la primera semana de diciembre (bastante tarde para lo que estamos acostumbrados).

Como recomendación, si te gustaría ver Praga decorada en navidad pero no quieres que haya muchos turistas, puedes venir entre la segunda y tercera semana de diciembre. Todo estará decorado exactamente igual, serán más baratos los trayectos y los hoteles y no será tan estresante porque hay muchos menos turismo en invierno.

¿Qué hacer en Praga en invierno?

Praga es una ciudad maravillosa en cualquier fecha del año, sencillamente encontrarás grandes atractivos turísticos e incontables lugares en los cuales puedes pasar momentos increíbles. La mayor cantidad de visitas se reciben durante la temporada de verano desde junio a septiembre, cuando lugares como el Puente de Carlos o el Reloj Astronómico son difícilmente transitables.

Pero en invierno, Praga es silenciosa, se respira un aire a navidad, se escuchan villancicos, ocasionalmente sus calles se visten blanco de la nieve y se llenan de vistosos colores y aromas que solo puedes apreciar durante esta época del año.

Adicionalmente, tendrás el placer de disfrutar de actividades especiales como las que te mostraremos a continuación:

1. Tomar vino caliente en los puestos callejeros

Si aún no has probado el vino caliente, ¡esta es tu oportunidad para hacerlo! Se trata de una bebida que se prepara calentando el vino tinto con canela, clavo, limón y un poco de azúcar, lo que le da un sabor muy especial y te mantiene calentito cuando llevas horas en la calle.

Esta bebida es muy popular no solo en la República Checa, sino también en países como Dinamarca, Alemania, Suecia e incluso en el norte de Italia o en Suiza.

La mayoría de ellos lo consumen para soportar las inclemencias del frío; sin embargo se trata de una bebida deliciosa que te permitirá acompañar un rico postre o tus comidas.

2. Patinar sobre hielo en el centro

Los checos disfrutan patinar sobre hielo, esperan ansiosamente la llegada del invierno para divertirse un montón. Praga es una ciudad que se viste con un manto mágico durante los meses invernales, permitiendo que a pesar del frío, puedas disfrutar de una manera especial el encanto de la ciudad.

Podrás patinar en muchos lugares en el centro de esta ciudad, además, es una de las mejores opciones para ver Praga en navidad con niños. Puedes encontrar una gran cantidad de pistas tanto en el casco antiguo de Praga, como en sus alrededores, solo es necesario que lleves ganas de disfrutar y una ropa abrigadora.

Aprovecha y visita Praga con familia y amigos, de esta forma podrán patinar en grupo y pasar ratos completamente divertidos. Se trata de una experiencia inigualable y aunque no sepas patinar sobre hielo, seguramente disfrutarás aprendiendo, solo necesitas un poco de control sobre tu desplazamiento con patines para dominarlos, pruébalo.

3. Hacer una visita en Barco por el Moldava

Quizá pienses que una visita en Barco por el Moldava es mejor sin tanto frío, pero en Praga encontrarás cruceros de invierno que te ofrecen este paseo turístico con calefacción dentro de sus cabinas y así, disfrutar de una visita tranquila y diferente.

Puedes tomar un viaje corto de 50 min para transitar cerca del Puente de Carlos y apreciar las impresionantes vistas de la ciudad al ras del agua.

El ambiente durante estas travesías por el Moldava es algo diferente a lo que experimentas en tierra firme. Mientras el barco se desplaza recorriendo suavemente las aguas, podrás disfrutar de buena música jazz o ser parte de una celebración a bordo. Si en algún momento sientes frío, solo necesitas ingresar a sus salones con calefacción y tomar un buen vino caliente.

4. Aprovecha los descuentos en Teatros y ofertas culturales

Sala-Antonin-dvorak

El invierno, exceptuando el puente de diciembre y los últimos días del año, es una época bastante tranquila y con pocos visitantes, o al menos, comparando con el resto del año.

Debido a que muchos teatros y actividades culturales no consiguen ocupar todo su aforo, es muy común encontrarse con descuentos o precios de última hora rebajados y que ofrecen una buenísima oportunidad para ver una ópera, una representación teatral, un ballet o un concierto en una iglesia por pocas coronas.

Por poner un ejemplo, muchos guías hemos visto Don Giovani, El Lago de los Cisnes, Fausto y un sinfín de obras por menos de 300 coronas checas (11,5€), y no precisamente en malas salas. ¡Pregunta precios y mira las ofertas!

Si en alguna obra de teatro u ópera te dicen que no hay huecos libres, puedes acudir a la taquilla 5 minutos antes de que empiece la obra, es muy posible que si alguna de las butacas reservadas por internet no ha ido a validar la compra, te vendan esos asientos a precio de saldo.

5. Disfruta de Praga sin hordas de turistas

Un punto muy valorado por el que visitar Praga en invierno es poder disfrutar de la ciudad con mucha más tranquilidad. Poder caminar por su milenario castillo, deleitarte con las esculturas en el Puente de Carlos o subir a alguna de sus torres sin aglomeraciones y agobios, es simplemente especial.

También, siempre es buen momento para ampliar tus conocimientos culturales visitando algunos museos o también tomar un relajante y desintoxicante baño dentro de sus saunas, lo que además, representa una tradición centenaria dentro de la nación checa.

6. Conocer los mercados navideños

Mercados navideños de Praga en invierno
Foto de Praga en navidad

Durante el último mes del año, las calles se preparan con sus mercados navideños, en los cuales puedes realizar todas tus compras navideñas, divertirte con su cálido ambiente decembrino y disfrutar de las comidas típicas de esta época.

Hasta el 6 de enero puedes adquirir una multitud de souvenirs y productos originales hechos a mano. En los puestecitos encontrarás objetos navideños para decorar tu hogar, juguetes de madera, marionetas, increíbles pesebres, trabajos artesanales en hierro forjado o piezas en cristal de bohemia entre otras muchas cosas.

Sin duda visitar los mercados navideños es una de las mejores cosas que hacer en Praga en navidad. Así que vamos a ello, ¿Cuáles son los mejores mercadillos navideños de Praga?

6.1 Mercado de Staromeské Namesti

Mercado Navideño de la Plaza central

En la plaza de la Ciudad Vieja podrás encontrar el mercado navideño más grande y famoso de Praga. La plaza central se transforma durante todo diciembre en uno de los mercados navideños más importantes de Europa, no lo decimos nosotros, año tras año es elegido entre los mejores por multitud de blogueros y revistas de viaje.

Visitar este mercadillo es toda una aventura, disfrutarás de un enorme árbol navideño y escucharás entonar villancicos mientras recorres cada uno de sus puestecitos, para buscar todos los regalos o adornos que te permitan realizar tu decoración navideña.

Además, podrás aprovechar el recorrido para comprar algo de comer, como un trdelnik, perritos calientes, cerdo asado o un buen vino.

Mientras realizas tus compras, no te olvides de asomarte al reloj astronómico y disfrutrar de su espectáculo a cada hora en punto.

Como parte del espíritu navideño en Praga, puedes explorar muchos de los pesebres expuestos en el lugar y acariciar una de sus cabras o tomarte inolvidables fotos junto a su enorme árbol lleno de luces; un recuerdo inolvidable que te puedes llevar, además de todos los regalos que desees adquirir.

6.2 Mercado de Namesti Míru

Mercado Navideño de Namesti Míru

Visitar Praga durante el invierno te brinda la oportunidad de conocer su ambiente navideño y deleitarte con todos los productos ofrecidos por sus artesanos, dentro de los cuales puedes además degustar su dulce tradicional o tomar el vino caliente con canela.

Namesti Miru es su Plaza de la Paz, uno de los mercadillos mejor ambientados y con menos afluencia turística, por lo tanto podrás visitarlo más tranquilo. Cuenta con al menos 60 puestos navideños y lo identificarás fácilmente por estar a la entrada de la iglesia neogótica de Santa Lumidla.

Este es también uno de los primeros en abrir, generalmente frecuentado por los lugareños, pero como lo indicamos anteriormente en él disfrutarás de una compra tranquila, rodeado de historia y una serie de increíbles monumentos que se encuentran a su alrededor.

Puedes aprovechar tu recorrido para conocer la Casa Nacional de Vinohrady, la Iglesia de Santa Ludmila o el maravilloso Teatro Vinohrady.

6.3 Mercado de Plaza Wenceslao

Mercado Navideño de Wenceslao

Este mercado navideño es el segundo en tamaño dentro de Praga, se encuentra ubicado en su centro histórico. La Plaza Wenceslao es la más larga del país y algunos años se han instalado dos mercados, uno en cada extremo.

Puedes realizar una caminata a lo largo de la plaza y embriagarte con los aromas gastronómicos que se confunden de un lado a otro, mientras vas disfrutando de un vaso de vino caliente. Luego te recomendamos probar sus dulces y tortas como la trenzada.

Si deseas encontrar regalos originales, te recomendamos especialmente esta plaza, ya que la mayoría de los artículos son fabricados artesanalmente, como objetos de cristal, figuras de hierro o aluminio y sus tradicionales juguetes de madera.

6.4 Mercado del Castillo

Mercado Navideño del Castillo

Dentro de este mercado navideño del Castillo de Praga puedes adquirir maravillosas figuras típicas de navidad, tomar un vino caliente o comer algo mientras estás rodeado de la catedral, la Iglesia de San Jorge o el Palacio Real.

Durante esta visita puedes disfrutar de una exquisita sopa de patatas y como postre un buen dulce de chocolate. Además puedes conocer cómo se preparan sus tradicionales dulces de jengibre y otros ricos postres.

Al visitar este interesante mercado, te sentirás rodeado del esplendor de su castillo del siglo IX. Con un ambiente singular, que está impregnado de olor navideño y donde tus compras serán mucho más divertidas.

Praga es una ciudad hermosa, elegida como destino turístico por muchas personas en el mundo y la puedes visitar en cualquier época del año. De hecho, la mejor época para hacerlo es el otoño, pero necesitas ir en invierno si deseas disfrutar de su encanto navideño.

6.5 Mercado de la Isla de Kampa

Lo podemos encontrar justo al lado del Puente de Carlos, al bajar en la orilla de Malá Strana. La isla de Kampa alberga un bonito y pintoresco mercado de Navidad. Podríamos decir que es uno de nuestros favoritos, ya que no suele estar tan abarrotado como los otros y aunque no esté rodeado de iglesias o edificios históricos, tenemos una vista del Puente de Carlos y una estampa preciosa de la otra parte de Praga desde la orilla.

A la entrada de este mercado, suelen poner un pequeño pesebre con varios animales, que puedes alimentar y acariciar. Seguro que le gusta a los más pequeños

6.6 Mercado de Náměstí Republiky

El mercado navideño de la Plaza de la República se encuentra en la frontera entre la Ciudad Vieja y la Ciudad Nueva de Praga. Allí podrás disfrutar de un svařák (vino caliente) o las deliciosas castañas calientes con vistas a uno de los lugares más populares de la ciudad, la Torre de la Pólvora de Praga. También deberías aprovechar para probar el jamón de Praga, que se asa a fuego lento en las parrilas. 

Si tienes frío y necesitas resguardarte por unos momentos, en la misma plaza encontrarás la entrada a uno de los centros comerciales más grandes de Praga, Palladium, que tiene 5 plantas y decenas de tiendas y restaurantes donde reponer fuerzas.

Si quieres sentir el verdadero espíritu navideño, no puedes dejar de visitar estos rincones llenos de magia. Será una experiencia increíble donde hacer las compras navideñas, disfrutar de una café o vino caliente y aprender de la cultura y tradiciones checas.

Horarios de los mercados navideños

En un año normal, los mercados navideños de Praga abren todos los días desde finales de noviembre hasta principios de enero, incluso en Nochebuena, Navidad y Año Nuevo.

Los horarios dependerán de la ubicación y de lo turístico que sean, pero como norma general suelen abrir desde las 10am hasta las 10pm.

¿Cuándo ponen los Mercados Navideños en Praga?

La mayoría de los mercados navideños en Praga abren entre la última semana de noviembre y la primera de diciembre.

Una buena época para viajar y disfrutar del ambiente sin perderte nada, sería venir entre la segunda y tercera semana de diciembre. Encontrarás todo perfectamente decorado, los vuelos y hoteles son baratos y no habrá mucha gente por las calles.

Este año 2020 el gobierno de Checo ha cancelado los puestos navideños

¿Qué se puede comprar en los Mercados Navideños?

En los mercados navideños puedes encontrar una gran variedad de productos relacionados con la navidad como panes de jengibre o decoración navideña, pero lo normal es encontrarse un poco de todo. Algunos de estos puestecitos, sobre todo los que se encuentran en zonas más turísticas, no ofrecen productos hechos a mano y de muy buena calidad, además el precio suele ser bastante superior si lo comparamos con los mercados de las afueras.

En los puestos navideños podrás encontrar los siguientes artículos: Adornos navideños y de decoración en general, juguetes de madera, marionetas y títeres, jabones y lociones hechos a mano, prendas de lana, objetos de cerámica y vidrio mayoritariamente.

Conclusión ¿Merece la pena visitar Praga en Navidades?

¿Debemos responder esta duda? ¡Está claro que sí! Tú puedes ser uno de los invitados especiales de la ciudad, prepara tus maletas y no pierdas la oportunidad de conocer una época mágica en la mejor ciudad de centro Europa. ¡Aquí te esperamos!

Deja un comentario

error: Content is protected !!