Las 10 Comidas más típicas de Praga y Rep. Checa

Praga es una hermosa ciudad ubicada en pleno corazón de Europa, debido a su antigüedad y posición geográfica, la cultura checa ha sido influenciada por otros pueblos a lo largo de los siglos, y su gastronomía no ha sido menos. La gastronomía checa cuenta con una gran variedad de platos, basados principalmente en guisos y sopas con buen uso de patatas o verduras.

Es muy común encontrar platos que se consideran de comida tradicional checa en los países colindantes, como puede ser el caso del codillo en Alemania, schnitzel en Austria o el Goulash en Hungría por poner los ejemplos más conocidos. El caso es que esas recetas han pasado de generación en generación con ligeras variaciones, los movimientos de gente y pueblos por todo Centroeuropa hicieron que recetas muy similares se asentaran en diferentes regiones.

Los turistas que vienen a Praga quieren conocer, además de su patrimonio e historia, el valor gastronómico que tiene, razón por la cual en este post te enseñamos los platos típicos de Praga que debes probar en tu estancia. 

Comidas típicas en la gastronomía checa:

1. Koleno (Codillo de cerdo)

Codillo del Restaurante Pork´s en Praga

Se trata de un gran plato muy llamativo que hará las delicias de los más carnívoros. Cuando decimos gran plato, no hacemos mención al sabor (que también), si no al tamaño de la pieza que se sirve. De normal, el codillo suele pesar sobre 1,5kgs, llegando a encontrar piezas de casi 3kgs, ahí entra en juego el hambre de cada uno.

Está hecho con la rodilla de cerdo, la cual se hornea lentamente durante horas y lo suficiente como para que la carne quede suave y se desprenda del hueso sin dificultad. También se pueden encontrar ahumados, lo cual le da un sabor diferente y único. 

Se suele servir con pan de centeno y mostaza, a elegir patatas (por si te quedas con hambre) o ensalada. Sin duda una de las cosas más típicas que comer en Praga.

2. Schnitzel (Escalope de cerdo o pollo)

Schnitzel de pollo

Es uno de los platos típicos Checos por excelencia, el escalope es muy popular, tanto por su rico sabor como por la versatilidad de su presentación. 

De este plato existen versiones a nivel internacional que lo reclaman como propio, aunque una de las más destacadas es la de Praga. En la versión checa, el protagonista indiscutible de este plato típico suele ser la carne de cerdo, aunque también se hace de pollo.

El plato consiste en un buen trozo de carne de cerdo o pollo fileteado, la cual ha sido marinada previamente para aportar sabor y ablandarla, luego se empana con pan rallado y se fríe con aceite hasta que se dore lentamente. 

Se sirve acompañada de abundantes vegetales, tales como patatas, trozos de zanahoria, huevos y cebollas, todo es embebido en un aderezo de mostaza y mayonesa, también en algunos lugares se acostumbra a servir con puré de patatas. 

3. Diferentes sopas

Sopa de patata, ajo y queso, típica en Praga.

Uno de los platos típicos de praga y de toda la República Checa que más se suele comer son las sopas, entre las más conocidas se encuentra Ceská Bramborová, la cual es considerada como la sopa nacional.

Este plato incluye una variedad de vegetales cortados en trozos de tamaño mediano, los cuales se sirven en un sustancioso caldo saborizado con finas hierbas, que lo transforman en todo un plato gourmet. 

Otra de las famosas sopas de Praga es la Zelnacka, la cual se acostumbra comer en todos los hogares de la República Checa. En esta oportunidad disfrutarás de una rica sopa hecha a base de caldo de vegetales, col y trozos de panceta. 

Cuando se trata de entradas, otra opción ideal es la  kulajda, la cual consiste en una crema espesa elaborada con champiñones, eneldo, vinagre y otros vegetales. A esto se le agrega un huevo escalfado sobre la sopa, a manera de invitación a degustar. 

4. Utopenec

Utopenec servido en frasco de cristal

Es una comida típica de República Checa que tiene orígenes en la cocina alemana y austríaca, muy popular por lo fuerte de su sabor y olor, si hay alguien comiéndolo a tu alrededor seguro que te das cuenta.

Consiste en una salchicha que ha sido macerada previamente con especias y cebolla, pimiento y pepinillo durante semanas dentro de un recipiente de cristal, lo cual le aporta un gusto bastante intenso. Usualmente se sirve con pan y es muy común tomarlo como aperitivo mientras se disfruta de una buena cerveza.

5. Knedliky

Acompañamiento típico de Rep Checa: los Knedliky

Los Knedliky no son un plato en sí mismo, pero es uno de los acompañantes más famosos en la cocina checa y es muy común encontrarlos en los menús para pedirlos aparte o directamente son incluidos con el plato principal.

Están hechos de harina, levadura, huevo, sal y leche y se sirve en rebanadas como el pan. Tienen un sabor muy suave y son perfectos para acompañar y aprovechar la salsa de platos como el Svíčková o el Goulash.

6. Svíčková

Svíčková

Es un plato muy popular en Chequia y consiste en un corte de fino solomillo de ternera que se deja marinar durante horas, de esta forma se consigue realzar el sabor de la carne con las hierbas que se le agregan. 

Debido a este método, la carne queda tierna y deliciosa. Es servido con salsa abundante de verduras, que tiene un gusto un poco dulce y va perfecto con la carne; en este caso es delicioso acompañarlo con los knedliky.

7. Goulash

Sopa de gulash servido en pan

El goulash que típicamente se sirve en Hungría, tiene diferencias notables con relación al que se prepara usualmente en las cocinas de Praga. 

Este plato es bastante saciante y es perfecto para los días fríos de invierno en Praga. Imagina trozos de carne de ternera, preparada con vegetales e hierbas que le dan un sabor supremo, todo combinado en un guisado que tiene un gusto inigualable. 

El Gulash tiene dos tipos de presentación: en pan o en plato, podrás encontrar ambas en Republica Checa. Como norma general la presentación en cuenco de pan es estilo sopa y si se sirve en plato es más estofado.

8. Steak Tartar 

Steak Tartar en Praga

El steak tartar es otro de los platos típicos que encontrarás habitualmente en los restaurantes checos. Es todo un clásico de estas tierras; se prepara con carne cruda de ternera y se suele servir con rebanadas de pan untado en mantequilla y ajo. ¡Es un acompañamiento perfecto para la cerveza!

La clave de este plato es la marinada de la carne y la combinación con los condimentos que lleva, tales como: ajo, cebolla, cúrcuma, entre otras especias. 

9. Pečená kachna (Pato)

El Pečená kachna es uno de nuestros platos favoritos de la cocina checa, además de ser uno de los más consumidos por los turistas. Es una alternativa perfecta si quieres salir de la carne de cerdo o ternera que tanto se usa en Chequia.

Al ser pato, se trata de una carne más grasa que la de pollo o pavo y súper tierna, con una corteza crujiente y se sirve acompañada con repollo dulce. 

10. Kapr (Carpa)

Plato de carpa

La carpa es el pescado número uno entre los checos, debido a la distancia en la que se encuentra Chequia de las costas del mar, tradicionalmente los pescados que se han consumido han sido la carpa, el lucio y la trucha.

Es el plato típico de pescado en Chequia, «rybí specialitu». La carpa de Třeboñ se cocina al horno, luego de ser marinado, lo cual hace que el resultado sea sencillamente espectacular. Este plato típico de Praga se acompaña de salsa y una ensalada de vegetales.

Como dato curioso, este plato es tradición comer carpa en Navidad. Días antes de la fecha especial puedes encontrar piscinas llenas de agua en la calle y con las carpas dentro nadando. Es bastante común ver a los niños eligiendo la carpa que quieren para comer. Una vez seleccionada, el pescador puede limpiarla y prepararla para cocinar o te la puedes llevar viva a casa y mantenerla en la bañera.

Deja un comentario

error: Content is protected !!