Barrio Judío de Praga – Qué ver en 4h

El barrio judío de Praga se ha convertido en el último siglo en la zona residencial más cara y exclusiva de la ciudad. No siempre fue así, aunque el barrio se encuentre en pleno centro de Praga, en el pasado fue un gueto donde vivieron hacinados los de judíos durante siglos y se vivieron acontecimientos horribles.

La comunidad judía fue perseguida durante siglos en buena parte de Europa, las comunidades que se podían encontrar vivían al margen de la sociedad, oprimidos, perseguidos y con diversas exigencias, ya que no disponían de los mismos privilegios que la parte católica. En el caso de Praga, su situación no era muy diferente, la comunidad judía era súbdita directa del rey, y desde el s.XIII habían sido hacinados en el gueto tras una muralla en lo que hoy conocemos como el barrio judío.

También te puede interesar: Praga en 2 días | Praga en 1 día.

El Reloj Alefato del viejo Ayto Judío.

La población judía hoy en Praga se estima en aproximadamente 5.000 personas, un número muy inferior a los 92.000 judíos que habitaban en la ciudad antes de la Segunda Guerra Mundial, suponían casi el 20% del total de ciudadanos.
(datos de Jewish Virtual Library)


El barrio recibió su nombre actual, Josefov, en 1785 en honor al emperador Josef II, quien otorgó a la población judía ciertas libertades. Pero no fue hasta el año 1848 cuando los judíos recibieron los mismos derechos que los demás ciudadanos y se les permitió vivir fuera del gueto.

En la II Guerra Mundial, durante la ocupación nazi de Praga, muchos de los vecinos judíos fueron deportados casi sin excepción a Theresienstadt (Terezin), donde la mayoría perdería la vida. A día de hoy en el barrio judío nos encontramos con sinagogas originales de su época y otras reconstruidas o remodeladas:

Recorrido por el Barrio Judío de Praga:

1. Plaza de la Ciudad Vieja

El recorrido para ver lo más importante del barrio judío lo empezaremos desde el centro histórico de Praga , nos vamos a mover en pocas cuadras, así que siempre estaremos a menos de 5 minutos andando del punto de inicio ¡No hay pérdida!

2. Escultura de Franz Kafka

Escultura de franz kafka en la entrada del barrio judio
Escultura de Franz Kafka

Una de las esculturas más fotografiadas de Praga. La obra pertenece al artista checo Jaroslav Reno, fue expuesta en 2006 y siempre se ha mantenido en el mismo sitio.

Podemos ver a Franz Kafka a los hombros de un traje que no tiene ni manos ni cabeza, al no haber dado explicación el artista del porqué de la escultura, la interpretación está abierta. La teoría más extendida es que hace referencia a la obra de Kafka “Descripción de una lucha”. También puedes fijarte en el suelo como está representado un insecto, en este caso no hay duda que la referencia es a «La metamorfosis».

Una vez pasemos la escultura de Kafka habremos atravesado las antiguas murallas y habremos entrado en el barrio judío oficialmente.

3. Sinagoga Española

foto de la sinagoga española en el barrio judío de praga
Sinagoga Española

Esta sinagoga es una de las más famosas del Barrio Judío gracias a su estilo arquitectónico neo-mozárabe, fue construida en el año 1893. Antes de ella, en el mismo emplazamiento, hubo otra sinagoga llamada “la vieja”, ésta fue destruida y reconstruida en varias ocasiones hasta convertirse en la Sinagoga que podemos observar hoy en día.

Recibió su nombre como un recordatorio de los judíos sefardís que huyeron de España tras su expulsión en 1492 por parte de los Reyes Católicos. Su interior es uno de los más llamativos que podrás ver en el barrio judío, se dice que fue recreado como recuerdo de la Alhambra de Granada.

4. sinagoga Staronova

La sinagoga más vieja de Praga
Sinagoga Viejo Nueva y detrás el antiguo Ayto judío

También conocida en español como Sinagoga Vieja-Nueva, se sitúa en el pleno centro del barrio judío y fue construida alrededor del año 1270. Es la sinagoga más antigua del barrio judío y a día de hoy es una de las pocas que sigue manteniendo culto.

Según la leyenda más conocida de Praga, en el ático de esta Sinagoga se conservan los restos del famoso Golem de Praga. Aunque la leyenda data del S.XVI, durante el reinado de Rodolfo II, se ha mantenido hasta nuestros días. Incluso los Simpson hicieron un capítulo dedicado al Golem.

5. Ayuntamiento judío

Se encuentra justo frente a la Sinagoga Vieja Nueva y data del año 1570 aunque ha sido renovado en varias ocasiones. En estos momentos no ejerce como ayuntamiento, pero sigue funcionando parte administrativa de la comunidad judía que vive en Praga.

Si te fijas en la parte superior del edificio, verás el reloj alefato judío, es un reloj bastante curioso y que prácticamente nadie sabe leer. Son relojes con letras del alefato hebreo, sus agujas giran en sentido contrario (al igual que el hebreo se lee al revés que el castellano) y la aguja larga marca las horas, la corta los minutos, todo al revés de nuestros relojes… ¡Te animo a descifrar la hora sin mirar tu reloj!

6. Cementerio judío de Praga

Lápidas del cementerio judío
Cementerio judío

En frente del Ayuntamiento, prácticamente sin movernos podemos ver por arriba de la muralla el antiguo cementerio judío. Es uno de los principales atractivos de la ciudad y es absolutamente único.

Debido al poco espacio que la comunidad disponían en el gueto para enterrar a sus difuntos, se vieron obligados a crear varias capas de tierra y enterrarlos unos encima de otros.

Se calcula que en ese pequeño espacio hay 12 niveles funerarios, más de 100.000 judíos enterrados y se han contabilizado más de 12000 lápidas.

El entierro más antiguo data del año 1439 y el último entierro tuvo lugar en el 1787. El cementerio se puede visitar en su interior y tiene precio establecido. En las inscripciones de las lápidas podremos encontrar personajes muy importantes para esta comunidad

7. Sinagoga Klausen

Esta sinagoga es el edificio blanco que es rodeado por el cementerio judío. Es la única sinagoga barroca que permanece en el barrio judío, en la renovación del barrio a comienzos del s.XX varias sinagogas barrocas fueron demolidas y esta fue la única que se mantuvo.

Actualmente ya no se realiza culto dentro de ella, después de la Segunda Guerra Mundial se instaló un museo de fiestas y tradiciones judías que tras varias aperturas y cierres, se ha quedado permanente hasta nuestros días.

 8. Sinagoga Maisel

Foto de la Sinagoga de Maisel en Praga
Sinagoga de Maisel

La sinagoga Maisel fue fundada como una casa de oración privada para la familia de Mordecai Maisel, en aquellos momentos el alcalde de la comunidad judía. Se encuentra en la calle que recibe el mismo nombre, Maiselova y que desemboca en la plaza de la ciudad vieja.

La sinagoga es originaria de 1592, pero el gran incendio del año 1689, que arrasó con buena parte del barrio judío, también llegó hasta la sinagoga y quedó arrasada. El edificio tuvo que ser reconstruido en estilo barroco, pero como podrás observar no parece barroco, y es que posteriormente sufrió otro incendio y tras varias reconstrucciones acabó en estilo neogótico.

9. Sinagoga Pinkas

foto lateral de la Sinagoga de Pinkas
Sinagoga de Pinkas y entrada al cementerio judío

La sinagoga está ubicada directamente en el cementerio judío. Como información práctica, la entrada al cementerio judío se realiza desde la propia sinagoga de Pinkas.

Fue construida en 1535 en estilo gótico y es la segunda más antigua que aun se mantiene en pie.

Es muy conocida porque en su interior se puede encontrar el memorial dedicado a las casi 80.000 víctimas checas de la Shoah (holocausto judío) que perdieron la vida en los campos de concentración. En las paredes se pueden encontrar escritos los casi 80.000 nombres de esas víctimas por orden alfabético, además de los dibujos de los niños de Terezin. Es bastante escalofriante.

10. Museo de Artes Decorativas

En el extremo occidental del cementerio, se encuentra el museo de artes y oficios. Fue construido alrededor de 1901 en estilo neorrenacentista. Además de exposiciones especiales, alberga colecciones de arte de cristal de Bohemia, muebles del siglo XVI, exposiciones del período Art Nouveau, joyas y mucho más.

11. Monasterio de Santa Inés

Convento de Santa Inés en Praga
Convento de Santa Inés

En el noroeste y en el límite con la Judería, pegado al río, aparece el Monasterio de Santa Inés, espectacular y abierto al público. Desgraciadamente, debido a su ubicación muchos viajeros no llegan hasta él, pero merece mucho la pena, son menos de 5 minutos andando desde la Sinagoga de Pinkas.

En el año 1234 la Princesa Inés, hermana de Wenceslao I, fundó este convento para la orden franciscana. A partir de 1240 se construyó un monasterio masculino, que se adjuntó al de Santa Inés. El monasterio tiene 3 iglesias y edificios auxiliares, en el edificio del monasterio hay una famosa galería de arte y merece ser visitado.

Deja un comentario