El Rudolfinum en Praga – sede de la Orquesta Filarmónica Checa

Praga es una ciudad que destaca por su belleza y su patrimonio histórico, pasear por sus calles es una delicia para los amantes de la arquitectura o la fotografía. Uno de los edificios que más destacan del centro de Praga es el Rudolfinum, el cual a día de hoy es la sede de la orquesta filarmónica checa.

También te Puede interesar: Mejores planes en Praga | Museos imprescindibles de Praga

Edificio Rudolfinum

¿Qué es el Rudolfinum?

El Rudolfinum es una de las obras arquitectónicas más importantes de Praga. Se inauguró el 7 de febrero de 1885 y resalta por su estilo neo-renacentista. También impone su tamaño, ya que tiene una superficie de 5.315 metros cuadrados.

Está ubicado en la plaza de Jan Palach, a la orilla del río Moldava, y con unas increíbles vistas al Castillo de Praga. Todas y cada una de las características que componen tanto el exterior como el interior del Rudolfinum lo hacen impresionante.

El propósito originario de la construcción del edificio fue que sirviese como un centro cultural polivalente con salas para conciertos y exposiciones de arte.

El interior se divide en dos áreas independientes: el ala sur alberga la sala de conciertos de Dvořák, y la zona norte posee varias salas concentradas en los alrededores del vestíbulo.

Historia del Rudolfinum

La construcción de la sala de conciertos fue un proyecto innovador en su época. Su construcción se llevó a cabo gracias a empresarios e instituciones financieras, y fue diseñado por los arquitectos Josef Zítek y Josef Schulz, quienes también construyeron el Teatro Nacional y el Museo Nacional respectivamente.

Las obras de construcción se iniciaron en el año 1875 y se inauguró finalmente el día 7 de febrero del año 1885. El nombre de Rudolfinum fue adjudicado en honor al archiduque Rodolfo de Habsburgo, hijo de Sissi Emperatriz y Francisco José.

Después del final de la Primera Guerra Mundial, el Estado Checoslovaco comenzó a buscar una residencia digna para el parlamento. Fue así como el edificio fue remodelado en varias etapas desde 1919 hasta 1932 para adaptarse a su nuevo uso. Tanto las funciones como el aspecto (especialmente el interior) sufrieron cambios importantes.

Durante la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial se llevaron a cabo renovaciones para devolver el edificio a su uso original  y fue utilizado por la Orquesta Filarmónica Alemana hasta 1945.

En 1946, la Filarmónica Checa regresó al Rudolfinum y lo compartió con la Academia de Artes Escénicas y el Conservatorio de Praga hasta 1990.

En 1989 se declaró como monumento cultural por lo que entre 1990 y 1992 se llevó a cabo una reconstrucción respetando el diseño original.

Sala de Antonín Dvořák

Sala de conciertos Antonín Dvořák

Para conocer el por qué de su nombre debemos saber su historia. En enero de 1896, Antonín Dvořak, uno de los mejores compositores checos, dirigió 2 de sus propias obras durante la ceremonia inaugural de la Filarmónica Checa. En honor tanto al compositor como a aquella representación, la sala sería bautizada con el nombre de este gran compositor.

La sala de conciertos Antonín Dvořák es la principal del Rudolfinum y la más grande, cuenta con una capacidad de 1.023 asientos. Pese a su gran tamaño, uno de los aspectos más sobresalientes es su acústica, que junto a la espectacular decoración e historia la destacan como una de las salas de conciertos más famosas de Europa.

Galería del Rudolfinum

La famosa galería de arte del Rudolfinum ocupa varias salas de la edificación neo-renacentista, específicamente ocupa 1.500 metros cuadrados. Esta galería no presenta una sola colección permanente, si no que se exhiben distintas exposiciones temporales a lo largo del año.

Las exposiciones tienen un gran recibimiento y cumplen un importante papel en el arte contemporáneo checo.

Otro detalle interesante del valor artístico del Rudolfinum es la presencia de estatuas en su tejado de compositores famosos como Richard Wagner, Wolfgang Amadeus Mozart o Mendelssohn.

Sin duda, el Rudolfinum es un edificio que merece ser visitado en tu viaje a Praga.

Ubicación

El edificio Rudolfinum se ubica en el Barrio Judío de Praga, en la plaza Jan Palach: calle Alšovo nábř. 12.

Deja un comentario